Dolor de espalda

Si los dolores de espalda ya te son habituales y tu condición física está ligada al sedentarismo, te invitamos a seguir leyendo.

La ingesta de alimentos desbalanceados, una pobre rutina de ejercicios y la suma de los factores hereditarios empeorarán tu malestar. Si bien suelen desaparecer en un corto plazo, si las causas no son tratados probablemente seguirás sintiendo el malestar.

Podemos ayudar a evitar estos molestos episodios cambiando nuestro estilo de vida desde pequeñas acciones. Considera que la gran mayoría se deben a las malas posturas, por lo que es probable que si trabajas en una oficina y estás sentada la mayor parte del día sea la causa principal.

Pero, ¿existen otros factores que influyen en estos malestares?

El exceso de peso aumenta la carga tanto en los discos intervertebrales, lo que aumenta el riesgo de que se deforme como en la musculatura, la que debe hacer mayor esfuerzo.

dolores de espalda

Además se suma que el dolor puede incitar erróneamente a guardar reposo, limitando más aún tu actividad física. 


¿Cómo ayuda la dieta a mejorar tu condición de vida?

Si bien bajarás de peso de forma rápida en una primera fase, llegando a eliminar incluso hasta 10 kilos por mes, los beneficios van más allá, ya que además de disminuir la carga provocada por el sobrepeso podrás equilibrar tu alimentación, aportando los nutrientes necesarios para que tu musculatura se mantenga de forma óptima.



¿Cómo se ven reflejado los cambios?

Es probable que luego de comenzar la dieta y una vez disminuida la mayor parte del sobrepeso, los dolores comiencen a desaparecer. Además nuestros doctores estarán constantemente supervisando los cambios, todo para eliminar cualquier riesgo asociado.

El dolor de espalda es una molestia que podemos prevenir y disminuir, por lo que te recomendamos comenzar a cuidarte y generar un cambio de hábitos que ayuden a mantenerte en equilibrio.

Sigue leyendo:

¿Pensando en ser mamá?

Yocelyn nos cuenta su historia